martes, 2 de abril de 2013

La madre de mi amigo me folla como una perra



Briana Banks sabía desde hacía algún tiempo que su marido la estaba engañando, y eso le hacía estar en un estado de estrés y tristeza permanente. Un día decidió compartir su pena con Bruce, un amigo de su hijo que ahora vivía en casa y estaba dispuesto a escucharla y a apoyarla en todo. Pero el joven vió a la señora Banks tan hundida que decidió acercarse y darle un pequeño masaje acariciando sus hombros para lograr calmarla, pero aquella explosiva hembra era demasiado imponente como para resistirse a sus encantos. Su tremendo par de tetas despertó el mástil que Bruce tenía entre las piernas, algo que Briana, muy falta de sexo, en seguida notó y no pudo dejar escapar, aprovechando la situación para disfrutar follando como desde hacía tanto tiempo que no disfrutaba.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada